Esta es la obra de arte más antigua que conocemos

El arte rupestre conocido más antiguo del mundo fue creado por los neandertales más de 20.000 años antes de que los humanos modernos llegaran a Europa, demostrando que nuestros extintos primos eran capaces de pensar de manera simbólica como nosotros, de acuerdo a un estudio internacional.

 

La investigación, publicada en la revista Science, se basa en una nueva tecnología que revela la edad más precisa hasta la fecha de pinturas rupestres antiguas en tres sitios arqueológicos en España.

 

“Este es un descubrimiento increíblemente emocionante que sugiere que los neandertales eran mucho más sofisticados de lo que se cree”, dijo el coautor Chris Standish, arqueólogo de la Universidad de Southampton.

 

“Nuestros resultados muestran que las pinturas que fechamos son, por lejos, el arte rupestre más antiguo conocido en el mundo”.

 

Dado que fueron creadas hace unos 64.000 años, al menos 20.000 años antes de que los humanos modernos llegaran a Europa desde África, “tienen que haber sido pintados por neandertales”, agregó.

 

Las pinturas elaboradas con pigmentos en su mayoría rojos y a veces negros muestran grupos de animales, huellas de manos, grabados, puntos, discos y diseños geométricos, y se encuentran en cuevas españolas de La Pasiega (noreste), Maltravieso (oeste) y Ardales (sur).

 

Estas representaciones simbólicas apuntan a una inteligencia que anteriormente se pensaba que era solo patrimonio de los humanos modernos.

 

“El surgimiento de la cultura material simbólica representa un umbral fundamental en la evolución de la humanidad”, explicó el coautor principal Dirk Hoffmann, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva.

 

“Es uno de los principales pilares de lo que nos hace humanos”.

 

Ya existen muchas pruebas para desacreditar el mito de que los neandertales eran brutos que arrastraban sobre los nudillos y, por el contrario, eran capaces de instintos decorativos y de rituales, como enterrar a sus muertos.

 

Pero, hasta este estudio, las pinturas rupestres eran uno de los últimos bastiones que diferenciaban a los humanos modernos de los neandertales, que desaparecieron hace unos 35.000 años.

 

“Los últimos años, los estudios mostraron que los neandertales hicieron un uso extensivo de objetos ornamentales, que pudieron construir estructuras y, en general, que parecen mucho más capaces de procesos cognitivos simbólicos de lo que históricamente se ha considerado”, dijo a la AFP Adam Van Arsdale, profesor asociado de antropología en Wellesley College.

“Estos resultados sugieren que la pintura rupestre no distingue a los neandertales de los humanos modernos”, dijo Van Arsdale, que no participó en el estudio.