Este museo trata de esconder el genocidio judío

Por: Redacción

07 marzo 2018

El gobierno polaco lanzó oficialmente el miércoles su proyecto de museo del ghetto de Varsovia, deseando que destaque al “amor mutuo” de polacos y judíos.

 

Este anuncio ocurre cuando las relaciones de Polonia con Israel y Estados Unidos están en crisis luego de la adopción de una controvertida ley polaca sobre la Shoah, percibida por los críticos como una tentativa de esconder la participación de algunos polacos en el genocidio de los judíos.

 

El anuncio se da cuando varios acontecimientos, exposiciones, conferencias y espectáculos se realizan con motivo del cincuentenario de la campaña antisemita lanzada por las autoridades comunistas polacas en 1968: la purga, lanzada en el seno del partido único y difundida con artículos de una excepcional brutalidad en la prensa, condujo a la salida de al menos 12.000 judíos polacos.

 

Para los dirigentes de Varsovia, estos acontecimientos no están relacionados.

 

El museo “no es una institución creada ad hoc con motivo del actual diálogo polaco-judío o polaco-estadounidense”, insistió el ministro de Cultura Piotr Glinski en conferencia de prensa.

 

“Quisiera que esta institución hable del amor mutuo de dos naciones que pasaron 800 años aquí, en tierra polaca. De la solidaridad, de la fraternidad, de la verdad histórica también, en todos sus aspectos”, dijo.

 

El museo, que abrirá sus puertas en 2023, año del 80º aniversario de la insurrección del ghetto, será instalado en un ex hospital judío, construido a fines del siglo XIX, al lado del único fragmento conservado del muro del barrio judío.

 

“La responsabilidad es de los alemanes, la nación alemana, pero también es de quienes no ayudaron, o sea de los Aliados”, dijo al citar un informe de un hombre político judío polaco, Szmul Zygielbojm, quien se suicidó luego del fin de la insurrección del ghetto ante al mutismo de los aliados con respecto al genocidio de los judíos.

 

Los alemanes crearon el más grande de todos los ghettos judíos de la Segunda guerra mundial en octubre 1940, un año después de haber invadido Polonia el 1 de septiembre de 1939 y encerraron allí a cerca de medio millón de judíos en tres kilómetros cuadrados.

 

Durante el verano de 1942, deportaron a 300.000 de ellos hacia las cámaras de gas de Treblinka, a 100 km de Varsovia.

 

El 19 de abril de 1943 estalló la insurrección del ghetto, condenada al fracaso de antemano.

 

Con Información de AFP.

otyis