“La Perra” novela feminista en tiempos del #MeToo

Ganó el Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana 2018

Por: Redacción

12 abril 2018

Antes de comenzar a figurar en un país de grandes escritores, la colombiana Pilar Quintana encontró en el movimiento contra el abuso machista #MeToo (Yo también) la valentía para contar su propia historia de maltrato.

Quintana asoma como una de las estrellas de la Feria del Libro de Bogotá que comenzará el 17 de abril. Allí presentará “La Perra”, su elogiada novela corta.

– ¿Cómo nace la historia de “La Perra”?

Cuando yo llegué a vivir a Juanchaco, en la selva, en Colombia, vi una perra que se murió en el lote donde yo vivía, y muy rápidamente los gusanos y los gallinazos se encargaron del cuerpo (…) en tres días ya solo quedaban huesos y pelo. A mí me pareció que ahí había una historia que contar.

Al principio pensé que iba a ser una historia de literatura negra, que iba a ser una persona que mataba a alguien y cometía el crimen perfecto por estar en ese lugar que hacía posible que el cuerpo se desapareciera tan rápido, y estuve muchos años dándole vueltas en la cabeza (…). Ya cuajó cuando entendí que no iba a ser una historia de literatura negra sino que iba a ser una historia de una maternidad frustrada, de una persona que adopta una perra porque no ha podido tener hijos, y quiere volcar toda esa frustración por no haber sido madre en un animal.

– ¿Con la novela quiso volver a esa selva?

Sí, totalmente. Fue muy difícil salir de la selva. Yo no salí de la selva porque quise sino porque me tocó, porque tuve un episodio violento con mi exmarido, entonces a mí me tocó salir huyendo de allá, y tengo una añoranza muy grande por ese lugar.

– ¿Cómo fue ese episodio?

Yo me demoré muchos años en entender que en mi relación había maltrato, tuve que hacer terapia y leer mucho (…) el maltrato creció y se volvió físico, y hubo un momento en que él me cerró todas las salidas de la casa, me empezó a perseguir (…) y otro momento en que me cogió del cuello y me ahorcó.

Me vi con un hombre que me tenía agarrada del cuello, ya no podía respirar y dije: “Si no me suelta, me voy a morir”. En ese momento lo estaba mirando a los ojos y dije: “Este hombre no es mi esposo, es mi enemigo”. Y ahí vi que él tenía el poder de matarme, y no solo el poder sino la intención. Afortunadamente me soltó. Pero creo que ahí se rompió absolutamente la relación.

– ¿Qué opina del movimiento Me Too contra el abuso?

Me encanta. A mí este movimiento me dio la valentía para por fin poder hablar, y me sentí cobijada y me sentí apoyada. Cuando salió mi artículo (donde denunció el caso) no faltó en redes sociales gente que me decía “culpa suya por haberse quedado ahí tanto tiempo”, o “para qué se metió con ese tipo”. Pero creo que esos comentarios fueron tres o cuatro. La gran mayoría eran de apoyo, y eran abrazos, y creo que eso solo ha sido posible gracias a esta nueva ola feminista.

 

 

 

 

Con información de AFP.

otyis