NY tiene un lado salvaje y no es el que imaginas

La selva de concreto es más selva de lo que parece

Por: Redacción

27 marzo 2018

Coyotes en el Bronx, águilas calvas en Queens, mapaches y halcones de cola roja en Manhattan, búhos reales en Brooklyn o ciervos de cola blanca en Staten Island: una tremenda lista de fauna silvestre vive en Nueva York, la jungla de cemento.

La convivencia entre millones de animales salvajes y 8,5 millones de humanos no siempre es fácil en esta ciudad más conocida por sus rascacielos y carteles luminosos que por sus más de 600 especies de animales silvestres. A los neoyorquinos les encanta la fauna hasta que un coyote se come a su gato o a su conejo. O hasta que un ciervo se da un banquete con su cultivo de tomates orgánicos, o que un mapache esparza su basura por todo el vecindario.

Con el fin de la urbanización en la costa noreste del país y más espacios verdes en Nueva York, que posee 11.735 hectáreas de parques, donde está prohibido cazar y no posee casi depredadores naturales, la fauna silvestre viene en aumento desde hace unos 30 años.

Jason Munshi-South, profesor adjunto de biología de la universidad Fordham, estudió a primates en Borneo y a elefantes afectados por la explotación petrolera en Gabón y ahora es un experto en la vida animal de Nueva York, la ciudad más grande de Estados Unidos. Estima que en Nueva York viven miles de ardillas y mapaches -al menos un centenar de estos últimos en el Central Park-, un par de miles de ciervos y medio centenar de coyotes nómades, la mayoría en el Bronx aunque se pasean a veces por otros distritos. También hay algunos zorros rojos.

Y  en cuanto a la vida marina: han reaparecido focas en las rocas de la bahía Pelham de Bronx, y ocasionales ballenas en las aguas de Queens. La ciudad trabaja asimismo para preservar el frailecillo silbador, un pájaro en peligro de extinción según las autoridades del estado que llega cada primavera a la playa Rockaway, en Queens, para anidar.

Los coyotes te observan

“¡Aunque no hayan visto a un coyote, un coyote los ha visto a ustedes!”, asegura la guardaparques municipal Kayla Mackey, de 25 años, a un grupo de residentes que asisten al taller “Viviendo con coyotes urbanos” en el parque Van Cortlandt del Bronx en un frío domingo de sol.

Mackey explica que no hay razones para temer a los coyotes, difíciles de avistar porque se trasladan silenciosamente en la noche. Lo mejor es mantenerse lejos y no darles de comer. Si uno se acerca, aconseja agitar los brazos. Después de una plática, el grupo comienza una larga caminata en búsqueda de coyotes, o al menos de sus huellas y excrementos. “Los coyotes no comen humanos”, asegura Mackey, binoculares al cuello, a los niños y adultos que la acompañan.

“Tenemos que dar a las personas herramientas para coexistir mejor con la fauna silvestre. Si no sabes que hay 2.000 ciervos en Staten Island y conduces muy rápido, es posible que atropelles a uno”, explica a la AFP Richard Simon, director de fauna silvestre del gobierno de Nueva York. La ciudad creó una unidad de fauna silvestre a fines de 2016, e implementa desde entonces un programa que esterilizó a cerca del 95% de la población masculina de ciervos de Staten Island, unos 1.100 animales, según estimaciones de Simon.

“Cuando hay problemas, en general la culpa es de la gente, no de los animales”, resume Munshi-South. “Lo mejor es dejarlos solos”.

Todos cabemos en NY

Simon insiste en que “la ciudad es lo bastante grande para todos”. A veces, relata, la gente llama y pide que se lleven a los animales de regreso a la vida silvestre. “Pero no hay adónde llevarlos. Viven aquí ahora”, insiste.

Si alguien se asusta cuando ve un coyote y llama al teléfono de emergencias 911, la policía está obligada a responder. Tratarán de capturarlo. Algunos han sido sacrificados. Una reciente campaña municipal en el metro y en paradas de autobús exhibió fotos de varios animales silvestres junto a la leyenda “neoyorquino”, y urgió a no darles de comer.

“No hay razones para dar a una ardilla un perrito caliente o un pretzel”, dice Simon. Los animales pierden el miedo a los humanos cuando éstos los alimentan. Las ardillas son la causa número uno de mordeduras en Nueva York, recuerda. A veces, los mapaches del Central Park incluso intentan abrir los bolsos de la gente y sacar comida.

“Algunas personas se sorprenden y me dicen que pensaban que en Nueva York solo había ratas”, dice Munshi-South, un gran estudioso de estos roedores en la ciudad. “Pero a veces, cuando estás en la mitad del bosque, y es verano y hace mucho calor y hay mosquitos, no es muy diferente” de lo que sientes en un destino exótico como la isla de Borneo, confiesa riendo.

 

 

 

Con información de AFP

 

 

otyis