Si quieres cambiar de “aires”, esta es la mejor opción

San Miguel de Allende, en el central estado mexicano de Guanajuato, es un destino que recibe a los turistas con los brazos abiertos, en el que se puede disfrutar de una tarde amena con las atracciones que ofrece.

 

Tranquilidad y armonía se respira en el jardín de la plaza principal teniendo en el fondo la parroquia de San Miguel Arcángel y del otro lado un kiosco y diferentes portales con negocios de alimentos.

 

Familias, parejas y amigos se dan cita en ese espacio para convivir, escuchar la música de los mariachis que circulan por aquí o simplemente comprarse un helado para saborearlo en alguna banca.

 

“El clima está favorable, aquí el lugar es bien calmado, puedes venir cuando quieras”, dijo en entrevista con Notimex el comerciante Sebastián Flores, quien vende en ese lugar sombreros, tapetes y máscaras de palma.

 

“En esta temporada hay bastantes gringos”, agregó Sebastián en la entrevista que ofreció a unos pasos del Palacio Municipal, donde vendedores ofrecen globos, muñecas de trapo y dulces, mientras que se escuchan las campanadas de algunas iglesias.

 

San Miguel de Allende es parte de la macro región del Bajío. Es cabecera del municipio homónimo y uno de los principales destinos turísticos de México.

 

 

Con información de Notimex.