Reseña: Más Sabe el Diablo por Viejo

No esperarás nada de ella, pero te sorprenderá.

Por: Redacción

10 agosto 2018

El cine de comedia romántica en México ha sido criticado con justas razones en muchas cosas. En meses pasados, entregas como La Boda de Valentina o Cómplices dejaron un sabor más amargo que dulce.

Por ello, las expectativas para Más Sabe el Diablo por Viejo no eran tan altas. Sin embargo, el mundo está lleno de sorpresas y esta cinta, tiene dicho factor.

Una historia típica, pero con un toque muy curioso |

En la película conocemos a Teo (Osvaldo Benavides), un actor fracasado que a sus 34 años, ve su mundo derrumbado por la falta de oportunidades. Antes de caer a la locura, su mejor amigo, Red (Martín Altomaro), se vuelve su mayor impulsor para salir del abismo.

Todo cambia cuando llega una carta en la que lo confunden con un actor de 79 años por lo que le ofrecen un lugar en la Casa del Actor. Sin ninguna opción más, Teo se hace pasar por un actor de la tercera edad en lo que su vida se acomoda.

Ahí, conoce a varias leyendas del cine mexicano e, inesperadamente el amor. Sí, el amor de una chica llamada Dafne (Sandra Echeverría) que en apariencia, es más joven que él por muchas décadas.

Llevar una doble vida no es fácil |

Sin duda alguna, los puntos más divertidos en esta cinta son: las desventuras de Teo intentando no ser descubierto en su farsa y el humor de Red, un tipo que vive de dar tours a extranjeros, es amante del alcohol, las mujeres y criticar al gobierno.

Sus interacciones son bastante agradables y la serie de problemas en los que se involucran, le dan ritmo y valor a la cinta.

La casa del actor, un gran acierto |

Hacer la cinta alrededor de actores de la tercera edad es algo que casi nunca se ve. Sin embargo, es un gran acierto pues leyendas como Ignacio López Tarso le dan un sentimiento muy especial a la cinta.

Todas las escenas en las que aparece se llenan de ternura. No sientes más que cariño por su forma de ver la vida, sus ganas de vivir al máximo cada día y la pasión que siente cuando le llega una nueva oportunidad de brillar.

No todo es perfecto |

Por supuesto, no es una película perfecta. Tiene escenas que dejan mucho qué desear y momentos en los que se siente un poco estancada la historia. Por otro lado, hay una escena en la que muchos sentirán un poco de asco pero vaya, la cinta no teme en experimentar y eso se aplaude.

Hay muchos clichés a las comedias románticas y la historia de amor entre Teo y Dafne no es perfecta, pero al menos cumplidora. Cosa que no sucede con la parte sonora. Sólo hay una canción emblemática en la cinta y la verdad, no es tan buena.

Finalmente, el “villano” de la cinta es bastante flojo, además no se exploran a fondo sus motivaciones y las razones de sus acciones. Por si fuera poco, pese a que es presentado como una gran amenaza, durante la cinta no lo sientes así.

Razones puntuales para ver Más Sabe el Diablo por Viejo |

En muchas ocasiones, Red es el gran salvador de la cinta. Pesando en algunas ocasiones más que Teo. Este último tiene una actuación buena y sostiene muy bien su doble vida.

Por otro lado, los actores de la tercera edad son geniales. Desde las actrices que se la pasan peleando hasta los entrañables nuevos amigos de Teo. Sí, nos harán sufrir e incluso sacaremos una lagrimita en más de una ocasión, pero es parte de la magia de conectar con sus personajes.

Para rematar, involucrar a las redes sociales y plataformas digitales es algo que ya se ha manejado en otras películas. Pero es en Más Sabe el Diablo por Viejo que verdaderamente funcionan. Incluso, en el último acto de la cinta se vuelven fundamentales y dan un toque de comedia pocas veces visto.

Imagen: Instagram.com/sandraecheverriaoficial

Te puede interesar:

Reseña: Suicide Squad: Hell to Pay, la cinta que te regresa la fe en DC

Reseña: La muerte de Superman