Ronaldo Schemidt cuenta detalles sobre la foto con la que ganó el World Press Photo 2018

La fotografía fue tomada durante una manifestación contra el gobierno de Nicolás Maduro

Por: Elena Gálvez

02 mayo 2018

Cada año se celebra el World Press Photo, un concurso que premia a lo mejor del fotoperiodismo a nivel mundial. Esta vez, el fotógrafo ganador fue el venezolano Ronaldo Schemidt con una fotografía que tomó durante una manifestación por parte de la sociedad venezolana en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

 

Ya se hizo costumbre que las fotografías premiadas causen polémica cada año entre el público a nivel internacional, siempre sale el comentario “en vez de fotografiar el momento, el reportero debió ayudar a la víctima”. Pero hay que aclarar algo: este premio reconoce la labor peligrosa y el gran esfuerzo que hacen los reporteros cuando se exponen a todos estos peligros.

Foto: Ronaldo Schemidt, rueda de prensa. 

 

En rueda de prensa, el premiado Ronaldo Schemidt, habló sobre su experiencia y lo que piensa acerca de haber obtenido el primer lugar en el concurso más importante del periodismo fotográfico.

 

La fotografía es sobre el accidente de quemadura que sufrió el manifestante José Víctor Salazar al verse envuelto en fuego como consecuencia de la explosión de una motocicleta.

 

Para mí, esta fotografía es la punta del iceberg de lo que sucede en Venezuela, y funciona como un anzuelo que hará que la comunidad internacional voltee a ver las crisis que se viven en mi país, tanto económica, como política y social.

Schemidt insiste en que una fotografía no soluciona nada, pero sí es un llamado a decir: esto sucede en mi país. En cuanto a José Víctor, recibió ayuda internacional para ser curado, pues debido a la crisis venezolana, en ese país los hospitales no cuentan con medicamentos suficientes. El fotografiado no quiere saber nada sobre ese día ni ver la foto, ha sido su hermana quien responde dudas a la prensa y comparte información.

 

Los fotoperiodistas corremos riesgos, estamos expuestos a miles de situaciones peligrosas, esto fue una explosión y me pudo haber pasado lo mismo que a él, me retiré y en menos de dos minutos explotó una moto, si me quedaba un momento más, pude haber sido otra víctima, pero asumo mi papel, no tengo miedo, seguiré trabajando como siempre lo he hecho.

En cuanto a cómo le afecta haber vivido un evento así, comentó que definitivamente termina siendo afectado, debe reflexionar al respecto y asimilarlo pues es su trabajo y no puede dejar de estar involucrado.

La comunidad internacional volteará a ver a Venezuela. La función como fotoperiodista es que los conflictos se sepan. Está pasando esto y a raíz de eso, podrán venir los cambios.

El fotógrafo detalla que la escena duró 14 segundos, desde el momento que se quema el manifestante hasta que lo apagan sus compañeros.  Para Ronaldo fue fundamental aclarar la situación de la fotografía: fue una accidente. No lo quemó la Guardia Nacional ni sus compañeros, la situación política en Venezuela está tan polarizada que necesita aclarar que nadie tuvo culpa de esto.