Dumbo, la apuesta improbable de Disney en manos de Tim Burton

Por: Paola López

06 abril 2019

De Tim Burton hemos aprendido que la imaginación puede llegar a los más altos niveles surrealistas y que los dibujos animados pueden llegar a ser oscuros, psicodélicos y góticos.

El director estadounidense se embarcó en la aventura de la realización de “Dumbo”, el clásico de Disney que relata la historia de un elefante con orejas pronunciadas que puede volar. A pesar de que la historia suena fantástica, el género dramático la inunda al separar al elefantito de su madre.

Tim Burton mezcla la realidad con la imaginación y con un toque frío, satírico y sumamente emotivo; así conmueve a toda la sala de cine con el remake del clásico Dumbo.

Burton no tenía nada que demostrar en Dumbo, ya que cintas verdaderamente icónicas lo respaldan, tales como Big Fish (2003), Charlie y la fábrica de chocolate (2005), El extraño mundo de Jack (1993), Alicia en el país de las maravillas (2010) y qué decir de “El joven manos de tijera” (1990).

La cinta, ambientada en 1919, cuenta con una paleta de colores en tono marrón que nos transporta a esa época.

Un gran valor de producción lo conforma el elenco que acompaña esta cinta, donde apreciamos a reconocidos actores tales como: Colin Farrel, Eva Green, Alan Arkin, Michael Keaton y con la mejor actuación en su gran trayectoria artística, de Danny DeVito.

Guion

A pesar de tratarse de un remake, el guionista Ehren Kruger, reconocido por escribir las cintas Transformers y The Ring, tomó la historia, suprimió lo que consideró no necesario y, mediante una estructura narrativa clásica, logró esta nueva adaptación.

Kruger maneja un tono tierno pero también melodramático, toda vez que presenta a un Dumbo no aceptado en un inicio por no ser un elefante común y corriente, y por tener además unas enormes orejas que causaban sátira pública.

No obstante, la historia tiene un final feliz, en el cual los personajes principales, que por cierto son un gran apoyo para que Dumbo no se desmorone, se alían y logran el plan perfecto, un tanto cómico y otro tanto al estilo Burton, para darnos ese final deseado y de esta manera perdonar todo el sufrimiento experimentado durante la cinta.

Este filme nos lleva a la reflexión de forma cruel, al presentarnos a un Dumbo que sufre a causa de los humanos, quienes lo separan de su hábitat natural, además de pertenecer a un circo y tener que realizar prácticas no deseadas a costa de su felicidad.

En términos técnicos

Burton y su equipo creativo logran la excelencia en esta cinta; crear a Dumbo en carne y hueso no es una cuestión sencilla.

El live action transforma a los personajes animados en personas de carne y hueso, pero con las características de los dibujos animados, es por eso que seguro habrás notado que en la cinta todo se ve muy real, pero a la vez te queda la ligera duda de que se trata de una animación.

La  película fue filmada a través de la suposición, esto quiere decir que se grabó de manera tradicional, y en la sala de post producción y efectos especiales se insertó al pequeño elefantito de orejas pronunciadas.

Los efectos especiales lucen espectaculares, sobre todo en la secuencia de las burbujas de jabón, las cuales se transforman en elefantes que bailan tal y como sucede en la cinta animada original.

Fotografía.

Burton apuesta por los planos abiertos que logran mayor profundidad y que aportan ese toque cirquero con grandes elementos. Y para dar más intención y peso a los personajes de carne y hueso, el director estadounidense trabaja los planos medio, detalles y algunos close ups.

En mi opinión, y a pesar de la extraordinaria realización de esta cinta, considero que Burton no salió de su zona de confort, al no arriesgarse y seguir el guion al pie de la letra.

La historia cumple su cometido, es bonita y llega a gustar mucho; sin embargo, no la catalogo como la obra maestra de Burton.

Podría llegar a verse lenta por momentos, pero en mi opinión tienen más peso las intenciones de cada uno de los personajes que aportan valores importantes para un final feliz, predecible, pero con un interesante desenlace.

Tim Burton sin duda era la apuesta segura de Disney, pero ¿se asemeja a sus producciones anteriores?

 

También te puede interesar:

Quentin Tarantino un genio del séptimo arte, sin formación cinematográfica

Leaving Neverland, el documental de la controvertida historia de Michael Jackson