Reseña: Bohemian Rhapsody

Una de las biopics más destacadas de los últimos tiempos.

Por: Víctor García

14 noviembre 2018

Hacer una biopic es sumamente complicado. Se requieren meses de documentación seguidos de meses para ordenar las ideas, descartar los hechos falsos y decidir qué contar y qué no. Esto último no es nada fácil pues toda una vida, se debe reducir a dos horas. Después de algunos tropiezos en el camino, Bohemian Rhapsody llegó a los cines del mundo entre expectativas altas, medianas y nulas.

La cinta no se basa exclusivamente en Freddie Mercury, aunque claramente es el protagonista de las más de dos horas de duración. Más bien, es la vida del cantante a partir del inicio de Queen y por supuesto, su evolución. Ésta, cabe mencionar que se podría dividir en dos. La profesional y la personal. También queda claro que jamás pueden estar al mismo nivel pues cuando una mejora, la otra se va en picada.

La inmersión en Bohemian Rhapsody |

Estéticamente la cinta luce perfecta y está muy bien ambientada. La famosa escena de Live Aid es un verdadero lujo y por esos 10 minutos, vale la pena el boleto al cine. Las tomas son memorables y la actuación de Rami Malek es formidable. Por otro lado, la apariencia del resto de la banda es increíble. De hecho, el que menos se parece a su personaje es el ya mencionado Malek.

Al ser una historia sobre una banda de rock, las escenas en estudios de grabación son clave. En Bohemian Rhapsody pasamos mucho tiempo en estudios de grabación, oficinas de sellos discográficos y hasta estaciones de radio. Todo cuidado minuciosamente dando como resultado puntos extra a la cinta.

Las dos caras de Freddie Mercury |

Probablemente, Bohemian Rhapsody es una cinta un poco tibia. Era claro que el morbo por conocer los excesos de Mercury fuera del escenario sería un punto por el que muchas personas asistirían al cine. Sin embargo, de esto casi no hay nada. Una fiesta por ahí trata de simbolizar las salvajes noches del cantante y algunas tomas en diferentes partes de la cinta dejan claro el exceso de alcohol y drogas que rodeaban la vida de Freddie.

De hecho, la vida sentimental del también pianista tiene escenas poco memorables y algunas, son tristemente un poco pobres. Aún así, el protagonista de Mr. Robot se las arregla para plasmar una actuación digna de aplausos.

Olvidemos el morbo y pasemos a la música. Sin duda, el punto más fuerte de Bohemian Rhapsody. Las presentaciones en vivo de la banda están muy bien logradas e incluso, hay mucho fan service para los verdaderos fans de Queen.

La creación de canciones clave en la carrera del cuarteto está presente, pero la queja más clara es que faltaron muchas canciones. Aún así, nos atrevemos a defender a los creadores de la cinta pues era imposible involucrar tantas canciones en tan poco tiempo.

Vivir en familia |

Entrando a la cocina de la banda, todo el tiempo se presentan como una familia. Pero una imagen dice más que mil palabras pues todo el tiempo se notan distantes y con poca empatía para sus prójimos. La cinta está llena de peleas (en diferentes grados) de la banda y sólo una pizca de «momentos felices». Así, Freddie Mercury todo el tiempo luce como un lobo solitario rodeado de gente que sólo está ahí por conveniencia.

De hecho, si lo pensamos de forma más profunda, Bohemian Rhapsody muestra a un Mercury bastante bonachón. Ya sabes, una persona que es controlada por su personal manager y que sus momentos más oscuros, los vivió por malas influencias.

Finalmente, la enfermedad de Freddie y sus últimos años son puntos prácticamente ignorados por la cinta. De esto se aborda muy poco aunque el final resulta ser bastante emotivo y muy musical.

Pros |

La música es lo principal en Queen y eso se traspasa a la cinta. Todas las partes en las que la música es protagonista son memorables. La actuación de Rami Malek es la mejor de su carrera (hasta ahora) y el resto de la banda hace un trabajo sobresaliente.

Repetimos, el mayor logro de la cinta es toda la recreación de Live Aid. ¡Algo mágico!

Contras |

Para bien o para mal, el morbo queda a deber. Muy poco se explora de la vida personal de Mercury y varias cosas no quedan claras, sobretodo para nuevos fans. Por otro lado, la película muestra a Freddie como una víctima en ciertos aspectos y la bolita se le echa a otro personaje. En fin, la vida personal del cantante está muy cuidada y casi no saca nada a la luz. Finalmente, la duración de dos horas es buena para cualquier otro artista, pero para una banda como Queen, se queda corta.

Imagen: Instagram.com/bohemianrhapsodymovie

Te puede interesar:

La biopic de Queen tendrá un soundtrack con versiones inéditas

¡Wow! Figuras de Lego rinden homenaje al grupo Queen