Woody Allen filmará su película en España tras demandar a Amazon

El cineasta estadounidense Woody Allen rodará su próxima película este verano en San Sebastián, en el norte de España, indicaron el martes fuentes conocedoras del proyecto.

El rodaje en la ciudad vasca, famosa por su festival internacional de cine cada mes de septiembre, supondrá el regreso al trabajo para Woody Allen, que últimamente acumuló los reveses y no pudo estrenar en sala su anterior cinta, «A Rainy Day in New York».

«Mediapro producirá la nueva película de Woody Allen, que se rodará en España el próximo verano», anunció la productora española, que ya financió otras dos películas del director neoyorquino, «Vicky Cristina Barcelona» (2008) y «Midnight in Paris» (2011).

«El proyecto está en una fase muy inicial, por lo que todavía no podemos explicar detalles al respecto», añadió Mediapro, sin poder precisar los lugares previstos para el rodaje.

Una fuente conocedora del proyecto indicó que el rodaje tendrá lugar en San Sebastián. Una ciudad familiar para el director, actor y guionista, que en 2004 recogió allí el premio honorífico Donostia, en reconocimiento a su impresionante carrera.

Woody Allen demandó a Amazon

En los últimos meses, Woody Allen se vio inmerso en una dura pugna con el gigante Amazon. El cineasta de 83 años demandó al grupo de distribución ante un tribunal estadounidense, por ruptura abusiva de contrato, y le reclamó 68 millones de dólares.

Según él, dicha ruptura tiene que ver con la vieja acusación de que a principios de los años 1990 habría abusado de Dylan Farrow, su hija adoptiva, cuando tenía siete años.

Las acusaciones decayeron al cabo de dos investigaciones distintas efectuadas por entonces, y él ha negado enérgicamente haber cometido cualquier tipo de abuso.

Sin embargo, Dylan Farrow, apoyada por su madre adoptiva, la actriz Mia Farrow (ex pareja de Woody Allen), sigue acusando al cineasta.

Según la demanda interpuesta por sus abogados en un tribunal civil federal en Manhattan, el director afirma que Amazon intentó poner fin en junio al contrato que los vinculaba, y se ha negado desde entonces a pagarle los nueve millones de dólares previstos para la financiación de su última película, «A Rainy Day in New York». 

El contrato preveía que Allen dirigiera otras tres películas por las que iba a cobrar como mínimo 59 millones de dólares: nueve por la primera, y 25 para cada una de las restantes.

El cineasta también criticó en su demanda el hecho de que el grupo con sede en Seattle no hubiera asegurado la distribución de la película «A Rainy Day in New York», pese a su compromiso contractual.

 

Con información de AFP

 

También te puede interesar:

Iñárritu es el primer mexicano que presidirá el jurado de Cannes 2019

Así fue la indignación de Spike Lee tras el triunfo de Green Book